Buscar este blog

viernes, 7 de octubre de 2011

Prisionero

Cierras la puerta
Y no lo puedes evitar
Sigues ahí detrás
Porque esto te gusta
Y si te equivocas
Te aferras aun más

Le temas a mis latidos
Pero morirías sin mi corazón
Sin su sonido

Porque si yo no estoy
Te devora el silencio
Tus noches son eternas
Te consume la soledad
Olvidas la manera de amar

Y lo sé


A veces me odias
cuando sabes que volverás
Porque junto a mí
Es tu lugar





Texto: Andrés Miles © All rights reserved

6 comentarios:

Fran Frannao dijo...

Hacía tiempo que no pasaba por estos lugar y por lo que veo sigues escribiendo como siempre (o mejor). Me ha encantado cari. Un fuerte besazo

Pimpf dijo...

Es muy malo malísimo enamorarse, se genera una dependencia hacia la otra persona brutal, esté o no.

Bicos Ricos

Cris dijo...

mmm... Cuánta confianza... Me gusta!

cupcake dijo...

pff es más bello aún cuando te idéntificas con las letras :) I love my human robot! <3

Luis Chacón dijo...

da miedo enfrentarse a la dependencia



mucho miedo

◊ Dissortat ◊ dijo...

Cuando se crea una relación de dependencia de ese estilo, el que depende muere con cada segundo que pasa a más de 5 metros del ser idolatrado y el que es causa de ello, si lo sabe, tiene en sus manos todo el poder.

Las relaciones de ese tipo son feas.

Un abrazo